La Luz Cenicienta

Foto tomada desde Medellín. Alvaro Jose Cano.

Si seguimos detenidamente a nuestra Luna, día a día, nos daremos cuenta que esta gira a nuestro alrededor en sentido antihorario, de oeste a este, o, como se dice en astronomía, en sentido directo.  Esto lo podremos comenzar a percibir cuando después de una luna nueva, nuestro satélite natural comienza a alejarse del Sol, día a día. Comenzando con ese creciente delgado de la Luna de pocos días que se hace visible en la tarde, después de la puesta del Sol, hacia el horizonte oeste.

Estos primeros días de la Luna creciente son  muy llamativos por que además de su fino y luminoso creciente, veremos que la zona no iluminada del disco, que no recibe la luz directa del Sol y por lo tanto debería aparecer negra, en realidad es tenuemente visible con un resplandor fantasmal llamado luz cenicienta. Este fenómeno, comentado por observadores de todos los tiempos, fue explicado por Leonardo da Vinci. Al pensar que la fase mostrada por la Tierra en el firmamento lunar es complementaria, opuesta, a la fase que presenta la Luna en el cielo terrestre. Así, cuando en la Tierra ven Luna llena, desde la Luna veríamos Tierra nueva; cuando tenemos Luna nueva, los observadores selenitas verán una espléndida Tierra llena, no olvidemos, que tiene cuatro veces el diámetro de la Luna y el área aparente de la Tierra llena es dieciséis veces mayor que la de la Luna llena, además, las nubes y océanos terrestres son mucho más reflectantes que el suelo lunar. Entonces, es ésa la luz que hace brillar pálidamente las partes oscuras de su disco. La luz cenicienta permite incluso distinguir con toda facilidad, los mares, cráteres y otros detalles de la zona oscura de la Luna.

Luna creciente al occidente despúes de la puesta del Sol

Este mismo efecto se vuelve a observar cuando la Luna nuevamente se va acercando al Sol, en las mañanas antes de su salida por el horizonte este.

Luna menguante al oriente, antes de la salida del Sol.

Dibujo Leonardo Da Vinci

“El brillo de la luna nueva es más intenso y más fuerte que el de la luna llena”.  Leonardo Da Vinci. Aquí Leonardo habla de la intensidad de la luz que hay en esa pequeña porción iluminada de su dibujo.

Johannes Kepler, el astrónomo alemán, escribió un cuento llamado “El Sueño o la Astronomía de la Luna” (1630). Es considerado uno de los primeros cuentos de ciencia ficción. En el narra una historia donde el personaje realiza un viaje a la Luna y describe la astronomía desde ese lugar.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s