Leyenda de Domo y Lituche (El origen del hombre)

Hace mucho, pero mucho tiempo atrás, en los principios de nuestra era, existía un espíritu en los cielos llamado Ngnechen . Un día, éste decidió crear vida y para ello, con la ayuda de la Luna, hizo nacer de sus brazos una criatura a la que llamó Lituche (“hombre del comienzo” en mapudungun, lengua nativa).

Cuando Lituche apareció en los brazos de Ngnechen, éste decidió enviarlo a la Tierra, pero al no medir las fuerzas de su emoción, el impulso fue demasiado fuerte que hizo que el bebé Lituche se golpeara y comenzara a llorar. Al escuchar los llantos su madre desesperada quiso verlo y abrió una ventana en el cielo. Esa ventana es Kuyén, la Luna, y desde entonces vigila el sueño de los hombres.

Por su parte, Ngnechen, también quiso saber lo que acontecía y para poder observar su creación decidió abrir otra, es así como nació Antú, el Sol, con la misión de calentar a los hombres y alentar la vida. Con el paso del tiempo, el pequeño creció y un día tras deambular los rincones de su entorno sintió gran soledad. En ese momento miró al cielo y le preguntó al Gran Espíritu: Padre ¿por qué he de estar solo? Ngenechen se compadeció de su pena y escogió una estrella brillante y de ella modelo a Domo, la mujer.

Una vez terminada su obra, el Gran Espíritu la dejó caer, con delicadeza sobre la Tierra. Domo se puso de pie y comenzó a caminar. Ngenechen estuvo encantado mirando su nueva creación, y a petición de Kuyen (la Luna), para que sus pies no se dañaran, hizo crecer a su paso la hierba y las flores. En ese momento, Domo y Lituche se miraron y comprendieron que juntos poblarían el vacío de nuestra Tierra. Domo le llevó a Lituche los sonidos de la naturaleza, ya que de su boca nacieron insectos, pájaros y mariposas, los cuales trajeron a este mundo las melodías, los acordes, todos los colores y las texturas que hoy podemos reconocer.

Mientras la primera mujer y el primer hombre construían su hogar, al cual llamaron ruca, el cielo se llenó de nuevos espíritus. Los hijos de Domo y Lituche se multiplicaron, ocuparon el territorio de mar a cordillera. Luego hubo un gran cataclismo, las aguas del mar comenzaron a subir guiadas por la serpiente Kai-Kai. La cordillera se elevó más y más porque en ella habitaba Tren-Tren la culebra de la tierra y así defendía a los hombres de la ira de Kai-Kai. Cuando las aguas se calmaron, comenzaron a bajar los sobrevivientes de los cerros. Desde entonces se les conoce como “Hombres de la tierra” o Mapuches.

Hasta nuestros días, los ritos y ceremoniales Mapuche incluyen a Antü y Kuyén en sus ruegos y es de esta forma como los mapuche narran de generación en generación el comienzo de la humanidad.

Versión animada de esta leyenda Mapuche.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Mitología ancestral y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s