Un día de 24 horas. Su origen.

Muchas de las construcciones megalíticas o de madera antiguas, se tenían también como centros religiosos desde los cuales se hacían múltiples observaciones astronómicas. De esta labor nacen las diferentes divisiones y maneras de registrar el tiempo. Por ejemplo, La división del día en 24 horas nos llega de la cultura egipcia.

Los antiguos egipcios se interesaban mucho por las salidas y puestas (ortos y ocasos) de su dios Sol (Ra). Y de todo aquello que sucedía alrededor de esos momentos en el cielo. Como era, reconocer aquellas estrellas que se hacen “visibles” antes de la salida del Sol y las que se vuelven “invisibles” al situarse sobre el horizonte después de su puesta. Al primer caso se le llama “orto heliaco”, concepto fundamental en el calendario egipcio.

El año egipcio estaba dividido en 36 semanas de 10 días cada una (decanos). Para medir ese tiempo ubicaron 36 estrellas o constelaciones que señalaran con su orto heliaco, el inicio de cada una de esas semanas. El criterio de selección de estas estrellas era su semejanza con su estrella principal Sirio (Sothis). Ya que esta con su orto heliaco, marcaba el inicio del año y el periodo de inundación de sus tierras por parte del rio Nilo, llamado el día 1 Thoth. 20 de junio de nuestro calendario actual.

Así, durante una noche se podían observar 12 de esas estrellas, por esto dividieron la noche en doce intervalos iguales. Por analogía hicieron lo mismo con el periodo diurno. De esta manera nace la división de 24 horas del día que empleamos actualmente.

Como dato adicional. El año egipcio estaba formado por tres estaciones de cuatro meses cada una, que señalaban las actividades de siembra y cosecha; de esta manera: Ajet, inundación (finales de verano y otoño); Peret, crecimiento (invierno y principio de primavera) y Shemu, cosecha (finales de primavera y comienzos de verano). Al final se añadían cinco días para hacerlo coincidir con el año solar. Esos días de más eran conocidos como epagómenos y estaban dedicados a los nacimientos de Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis, por ser los días en los que la diosa Nut pudo dar a luz a sus hijos, después de la maldición de Ra. Pero esa es otra historia. Esta es una forma en que se empiezan a crear los diferentes calendaros.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un día de 24 horas. Su origen.

  1. Juan Sebastián Restrepo dijo:

    Son historias fascinantes, Álvaro con todo respeto ud va a ser el abuelo que todos los niños desearían tener para sentarse a escuchar historias que mas que fantasías son grandes muestras de su cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s