Instrumentos Astronómicos Antiguos III

La Ballestilla

Una forma de medir tamaños o distancias es por medio de ángulos. Sobre la bóveda celeste, una semiesfera, es la manera más adecuada para hacerlo. Cuando decimos que un objeto mide un determinado tamaño estamos diciendo que nuestras visuales dirigidas a los dos extremos del objeto forman un determinado ángulo. Por lo tanto hablaremos del término tamaño angular.

La ballestilla es un instrumento que nos permite medir ángulos y era ya utilizada por los marinos del siglo XVI. Su uso se mantuvo hasta el siglo XVIII. Estaba construido por diferentes reglas graduadas. En astronomía este instrumento nos dirá aproximadamente cuan separadas están las estrellas o diferentes cuerpos celestes entre si, sobre la esfera celeste. La altura de una estrella sobre el horizonte, en el caso de observar la polar nos indicará la latitud del lugar de observación.

Hay dos tipos conocidos de ballestilla, que al igual que el cuadrante, nos sirven para medir ángulos en el cielo o también de objetos en la tierra. Uno de ellos esta compuesto por un arco de circunferencia, cuyo radio esta calculado de tal manera que al pintar una escala metríca cada centímetro sobre este equivalga a un grado en el cielo. Lo cual lo hace muy conveniente a la hora de medir, así, si medimos 5 centímetros entre dos estrellas quiere decir que están separadas 5 grados entre si. Una gran ventaja de la ballestilla sobre el cuadrante es el poder medir ángulos en diferentes direcciones.

La otra versión de la ballestilla es la de una cruz, generalmente de madera, cuya pieza menor o “sonaja” resbala sobre la pieza mayor. El observador va moviendo la sonaja hasta que sus extremos ocultan los objetos cuyo ángulo se desea medir, por ejemplo el horizonte y la estrella. Naturalmente cuanto mayor sea el ángulo a medir, más hay que acercar la sonaja al ojo del observador; cuanto menor sea el ángulo, más hay que alejarla. Sobre la “flecha” o brazo mayor de la cruz va marcada una escala que mide por grados. Las divisiones de una escala graduada así no pueden estar separadas por distancias iguales. Para ángulos muy pequeños, la sonaja a mayor distancia del ojo- las divisiones van muy juntas, y para grandes ángulos, muy separadas. Así, mientras el cuadrante mide directamente el ángulo, la ballestilla o bastón de Jacob (como también se le conoce) lo determina la tangente, en este caso la mitad del ángulo que deseamos medir. Por esto en la vara principal del instrumento irá grabada una escala que dará su graduación.

A pesar de sus limitaciones y de las dificultades para trazar una escala correcta, la ballestilla es un instrumento maravillosamente práctico: ligera, transportable, ágil de movimiento, fácil de manejar, no necesita de soportes o plomadas y puede usarse en cualquier tiempo y lugar. Acabaría imponiéndose en el siglo XVI. Sin embargo la Ballestilla fue sustituida después por el cuadrante marino, que elimino las regletas graduadas por arcos graduados.

Actividades que podemos realizar con la ballestilla:

1.-Determinación de la altura de la Estrella Polar y la latitud del lugar.

2.-Comprobación del movimiento aparente de las estrellas a lo largo de la noche.

4.-Medida de la separación angular entre dos estrellas.

5. Medir la distancia al horizonte de la luna, los planetas y el sol (con su respectivo cuidado). Día a día.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Instrumentos astronómicos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s