Malina y Anningan

Para los inuit de Groenlandia, a diferencia de la cultura clásica, el Sol es representado por una figura femenina y la Luna por una masculina. Esto se debe a la importancia que los inuit otorgan a la figura femenina, sin la cual no es posible la vida. Del mismo modo que la vida en la Tierra no es posible sin el sol, con lo cual establecieron una relación entre la feminidad y el astro rey, a lo que se suma la importancia del Sol en la zona circumpolar, donde se da una estación de noche-invierno que llega a durar seis meses. Con este mito, la gente inuit encuentra una explicación para varios fenómenos celestes, desde las fases de la Luna, hasta los eclipses, pasando por la aparición del Sol y de la Luna cada día en el cielo.

Cuenta la leyenda que Malina y Anningan solían vivir y jugar juntos desde niños. Pero una vez adultos, las cosas cambiaron. Una noche, mientras jugaban en la oscuridad, tal y como solían hacer de pequeños, Anningan violó a su hermana. Malina forcejeó y durante la lucha, una lámpara de aceite de foca volcó, ensuciando las manos de Malina con la espesa grasa negra. Cuando la diosa intentó en vano apartar a Anningan de su lado, ennegreció la cara de su hermano con sus manos sucias y grasientas. Malina siguió huyendo y corrió tanto como pudo hacia el cielo, donde se convirtió en el Sol. Anningan, no mostrando ningún remordimiento por su crimen, continuó persiguiéndola hasta el cielo, donde se transformó en la Luna. Esta persecución eterna entre los dos hermanos explica que cada día, el Sol sea substituido por la Luna en el firmamento. Pero de vez en cuando, el dios de la Luna alcanza a la diosa del Sol y la viola otra vez, causando un eclipse solar.

Anningan se concentra tanto en su hermana, que a menudo se olvida de comer. Por lo tanto, a medida que transcurren los días, se le ve más delgado, más fino debido a la falta de alimento. Una vez al mes, la Luna desaparece durante tres días, momento en el cual el dios Anningan puede comer. Pero transcurridos estos tres días, el dios siempre vuelve para perseguir a su hermana.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Mitología ancestral y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s