Instrumentos Astronómicos Antiguos II

El Cuadrante

El cuadrante es una variante del astrolabio, instrumento aún más antiguo del cual también derivaría después el sextante. El cuadrante consiste en un cuarto de círculo graduado de 0 a 90 grados del cual en su ángulo recto cuelga una plomada que indica la dirección vertical. La lectura se obtiene de la posición de la cuerda sobre el arco graduado, después de observar el objeto de interés a través de una mirilla.

El cuadrante se usó en la astronomía y en la navegación, en esta última tuvo mucho éxito por ser un instrumento portátil, de fácil construcción y manejo. Los astrónomos lo usaban para medir la altura de los astros por encima del horizonte. Los marinos para determinar la latitud a la que se encontraban sobre el globo terráqueo, esto lo hacían midiendo la altura sobre el horizonte de la estrella polar, para el caso del hemisferio norte, como también de estrellas importantes, en el caso del hemisferio sur. También para determinar la altura del Sol al medio día y así la hora del día. Una de las limitantes del cuadrante es que solo puede medir ángulos en dirección vertical.

La medición nos indica directamente la separación angular del astro desde el horizonte (altura), ya que estos ángulos son iguales porque ambos tienen los lados perpendiculares entre sí.

¿Como seguir al Sol con el cuadrante?

Podemos utilizar el cuadrante para observar qué ocurre con la trayectoria del Sol por el cielo día tras día. Medir cómo varía su altura mes a mes.

Pero mirar directamente al Sol puede ser dañino. Por esta razón debemos utilizar un método diferente para hacerlo. Así, orientaremos la mira del cuadrante hacia el Sol, la sombra de esta deberá caer sobre tu mano o un papel. Moveremos el instrumento hasta que el circulo de luz de la mira se forme nítidamente. Cuando lo hayamos logrado significará que este apunta directamente al Sol y su luz estará pasando a través de la mira.  Ahora podremos leer su altura, el hilo nos indicará los grados de elevación.

La precisión de un cuadrante esta en su tamaño. Por eso en el siglo XVI el astrónomo danés Tycho Brahe, que además era un excéntrico millonario, construyó un castillo en una isla para hacer sus observaciones astronómicas. Allí fabricó cuadrantes de hasta dos metros de radio, se necesitaban varias personas para moverlos, pero con ellos Tycho obtuvo las observaciones astronómicas más precisas que se habían hecho hasta entonces. Las mediciones de Tycho Brahe le ayudaron a Johannes Kepler a descubrir que las órbitas de los planetas tienen forma elíptica.

Anuncios

Acerca de circulosolar

Pasión por la astronomía
Esta entrada fue publicada en Instrumentos astronómicos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s